Marco legal

Fundación FISE

El Fondo de Inversión Social de Emergencia (FISE) fue creado mediante Decreto Ejecutivo No. 59-90, publicado en La Gaceta No.240 del 13 de diciembre de 1990, como un ente autónomo del Estado, con personalidad jurídica, patrimonio propio y duración de cinco años

El FISE surge como entidad de carácter temporal cuyo propósito fundamental era ayudar a atender las demandas apremiantes de la población en situación de pobreza, particularmente extrema, consecuencia de la situación de guerra que enfrentaba el País y de los ajustes estructurales que el Gobierno estaba llevando a cabo dentro del proceso de estabilización económica, a través del financiamiento de proyectos calificados que permitieran satisfacer necesidades sociales básicas y mediante la generación de empleo.

Art. 1; Decreto No. 59-90.

La duración del FISE fue ampliada en dos ocasiones mediante Decreto No.43-94 y Decreto No.57-98. En 1998, a través de la creación de la Ley 290, “Ley de Organización, Competencia y Procedimientos del Poder Ejecutivo”, se reconoce al FISE como un ente descentralizado del Estado bajo la rectoría sectorial de la Presidencia de la República.

[1] La Gaceta No. 203 del 31 de Octubre de 1994.

[2] La Gaceta No.167 del 4 de septiembre de 1998.

La duración indefinida de la institución fue ratificada en el 2003 mediante el Decreto No.37-2003, el cual reconoce su carácter permanente tomando como base lo establecido en la Ley 290. Por medio de este Decreto se reforma el propósito inicial de la institución y se inserta el elemento de la sostenibilidad en los programas y proyectos promovidos, financiados y supervisados por el FISE, además, reconoce que estos se coordinan y se complementan con los de otras instituciones del sector público y privado para que los recursos y esfuerzos invertidos sean eficientes

[1] Art. 2; Decreto 37-2003

Desde el año 2003 hasta la fecha, el Decreto creador del FISE ha sido reformado en diferentes ocasiones. En 2004, a través del Decreto 109-2004, se reformaron las funciones del FISE y resalta la importancia de los programas y proyectos de agua y saneamiento tanto en el sector rural como en los sectores más vulnerables del país, siendo necesaria la coordinación con la Comisión Nacional de Agua potable y Alcantarillado (CONAPAS), posteriormente absorbida por ANA.