• Este domingo, miles de nicaragüenses se dieron cita en la Plaza de la Revolución, para elevar su clamor al cielo y pedirle a Dios por la Paz en Nicaragua.

    Esta actividad contó con la participación del Reverendo puertorriqueño Jorge Raschke, Presidente del Ministerio Clamor a Dios, quien llevó el mensaje profético de Paz para toda la Nación, pidiendo misericordia por el pueblo y sabiduría al Gobierno presidido por el Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo.

    Raschke dijo que se unía al dolor de las madres que han perdido a sus hijos, las familias de policías y al dolor del pueblo nicaragüense víctima de quienes anteponen sus intereses ideológicos y económicos a la paz y al amor de Dios.

    En su mensaje denominado “Camino del calvario a la paz”, Raschke mencionó que hay 4 actitudes determinantes que los nicaragüenses deben asumir para entender las causas de esta situación, como es conciencia de la realidad que se vive, reconocerla, aceptarla y enfrentarla.

    Asimismo, instó a frenar la violencia que impide al país continuar el rumbo de progreso y prosperidad “No quemen las estructuras económicas de este país, no detengan el progreso, no impidan al pueblo comer ni el tráfico legal, porque donde termina el derecho empieza el derecho del camionero, del trabajador, el que no quiere la violencia se le respeta”, pidió el linde religioso. Van a ganar más con las armas del espíritu, del amor”, apuntó.

    “El amor es lo que hace falta en Nicaragua, el amor que cubre todo pecado. Yo le pido a Dios que ustedes entiendan la realidad de la esperanza que nos crea la cruz”. Y añade: “Dios nos tiene esperanza para una mejor Nicaragua, yo les señalo que hay esperanza de salir de esto, y vamos a salir, vamos a levantar una mejor Nicaragua”.

    Todos unidos, no importa que sean evangélicos pentecostales, ateos, sean lo que sean no importa su condición. Ustedes son un pueblo y en el dolor somos uno y hoy Dios nos llama al camino de la cruz, del perdón, de la paz, de la justicia verdadera. El camino de la esperanza, no pierdan la esperanza, porque Dios está oyendo la oración”.

    Además, advirtió “si este pueblo sigue en la violencia que está de parte y parte, yo hablaré a través de la naturaleza y haré quebrantar la soberbia, el odio, y la violencia de este pueblo”.

    Por lo que hizo el llamado a participar con las armas de la oración y llegar ante Él con humildad en un paro espiritual este martes 12 de junio orando 7 minutos en el lugar donde se encuentren en ese momento y declarar la paz para Nicaragua. Así como una vigilia de 6 de la tarde a 6 de la mañana el viernes 15 de junio y un ayuno de 6 de la mañana a 6 de la tarde el domingo 17 de junio por la paz.