• Bendecid@s, Prosperad@s, y en Victorias...!
    EN AMORANICARAGUA, y Siempre Más Allá !
    Vamos Adelante, en Fé, Familia y Comunidad...!
    Vamos Adelante,
    en Cristianismo, Socialismo y Solidaridad !

    Queridas Familias nicaragüenses :

    Hoy és un Día Histórico, un Día Especial, un Día Más para unirnos en Alabanzas y Plegarias de Agradecimiento a Dios, por la Paz, el Cariño, la Unidad, y la Seguridad, que vive nuestra Nicaragua, Bendita, Linda, Siempre Libre !

    Este Nuevo Día, que inicia los Nuevos Tiempos de Victorias, de la Mano de Dios, nos reúne en Admiración y Respeto al Espíritu Formidable del Pueblo nicaragüense, de las Familias, que hemos renovado nuestros Votos para Seguir Cambiando Nicaragua, en Armonía, Entendimiento, y Trabajo Decidido, para ir dejando atrás la Pobreza, afianzando y recorriendo junt@s las Rutas de Prosperidad, que Dios ha abierto para Nicaragua.

    Este Momento trascendental de nuestra Historia nos confirma la Voluntad de Tod@s de Seguir construyendo el Progreso, el Presente Mejor, el Futuro Próspero, en este Modelo de Protagonismo, que propicia la Presencia de Tod@s en el Trabajo, que és nuestro “Digno Laurel”...

    Queremos, con toda Humildad, agradecer a todas las Familias nicaragüenses que ayer y hoy, hemos dicho Sí al Amor, Sí a la Vida, Sí a la Paz, Sí a una Nueva Cultura Política, y Sí a la Unidad de Tod@s, por el Bien de Tod@s.

    Desde el fondo de nuestros Corazones, ratificamos a cada Familia nicaragüense, el Compromiso de trabajar, sin descanso, sin fatigas, sin vanidades, con sencillez y modestia, para continuar creando estaNicaragua de Reconciliación, Justicia y Paz.

    Recibimos, en obediencia, el Mandato Sagrado de continuar garantizando que la Paz brille hermosa en nuestro Cielo, que nada empañe la Gloria Inmortal de la Patria, que el Trabajo sea todos los días nuestro Digno Laurel, y que el Honor, nuestra Enseña Triunfal, nos eleve, para alzarnos junt@s en Grandeza Humana, como corresponde a estos Tiempos de Victorias, que vivimos junt@s por Gracia de Dios.

    Daniel, y yo, los Equipos de Trabajo del Pueblo-Presidente, en todo el Estado nicaragüense, y en los Municipios y Departamentos de todo el País, agradecemos nuevamente, con el Corazón lleno de Mística y Compromiso Revolucionarios, en Sensibilidad, Recogimiento, Prudencia, y Comprensión cabal del Mandato.

    Nos disponemos a cumplir, día a día, con la Ayuda y la Guía de Dios, asegurando Convivencia Respetuosa, Dialogante y Fraternal, ante todos los desafíos pendientes, y en particular en el Trabajo y la Paz.

    Managua, 7 de Noviembre, 2016

    Daniel Ortega Saavedra y  Rosario Murillo